Experiencia en Royston

Me gustaría dar las gracias a mis magníficos anfitriones Philip y Audrey por abrirme su hogar y sus corazones en mi visita a Royston.

Ha sido estupendo poder compartir con ellos esos fantásticos días y deciros que aprendí mucho de ellos, no solo inglés del mejor profesor que pude tener, si no también me dieron lecciones de vida y además la receta de su pan espectacular que guardo como un tesoro y horneo todas las semanas desde que volví.
Mil gracias.


Belén Sánchez